jueves, 19 de noviembre de 2009

Sobre comentarios de libros

¿Escribo un tocho lleno de pura palabrería hueca y pedante como les gusta a los franceses o uno plagado de crítica destructiva hasta el tuétano como hacen los alemanes?

Hay sitios en donde para los comentaristas todos los libros reseñados son recomendables.

¿Cómo?

¿Ninguno te aburrió?

¿No te dio ganas de que te devolvieran el dinero?

¿No te pareció buenísimo como remedio para el insomnio?

Algunos libros son útiles porque sirven de base para pata de mesa.

Plinio El Joven dijo que no había libro malo que no tuviera algo bueno.

Claro, aunque sea como sustituto del papel higiénico.


En otros sitios:

¿Desde cuándo las "obras" de la Meyer, Larsson y otros vendedores del churro bestselleriano son intocables según el criterio de algunos?

¿Criterio?

No es más que un ridículo fanatismo disfrazado de afición a una obra que a veces no se merece ni la hojeada.

Leí lo de Stieg Larsson y es puro esqueleto inverosímil lo que escribía el escritor sueco que en paz descanse.

Mi Destino es no leer su trilogía.

Volviendo:
¿Por qué el comentarista no puede decir que el infumable ladrillo no le gustó por mal escrito, con personajes imbéciles, con un tema pésimamente construido, patético, aburrido en las descripciones y las demás joyas que contiene, sin que lo pongan a parir los fans de la comida chatarra en papel?

Una vez que pase la moda del momento ya veremos toneladas de libracos comidos por las termitas o vendidas en librerías de segunda mano.

Las termitas no se contaminan con las estupideces escritas.

Lo sé porque he tenido y he vendido libros usados que fueron bestsellers y fueron o son un castigo para los ojos. Algunos no se vendían y los tuve que rematar.... regalar.

El hecho que alguien gane el Nóbel, Pulitzer, Cervantes y todos esos premios que ahora dan pena no es garantía de nada.

El autor te tiene que demostrar que es bueno, que se deja leer, que se puede recomendar y mucho después volver a releer.

Revisa los Nóbel de Literatura y un montón te deja con la pregunta: ¿Cómo este fulano ganó ese premio?

Algunos son merecidos pero otros...

Qué gracia tienen si ni siquiera los reeditan...

La última edición de varios fue en la Colección Libros que no Leerás, digo, Colección Los Premios Nóbel en los años 80.

Después ha sido si te he visto no me acuerdo.

La Academia no ha favorecido mucho galardonando a autores escandinavos, a sus vecinos de por ahí y a otros que han ganado lo que decidió el dinamitero Nóbel.


El mundo es cada vez más idiota si muchos piensan que todos vamos a estar de acuerdo en todo.

Lo que es imposible.

3 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

A mí no me gusta para nada, por ponerte un ejemplo, el 'insigne' Jack Vance. Miles de veces sustenté mi punto de vista con análisis personales por supuesto pero bañados de la crítica más objetiva de la que puedo ser capaz, la cual no deja de ser subjetiva por ello.

enfin, que las hordas de seguidores se me echaron y echarán encima hasta la eternidad...pero yo sigo en las mías.
No me gusta sus descripciones infantiloides y sus personajes planos, amén de sus historias y guiones infumables.

ahora dime que eres fan acérrimo de Jack Vance y acabamos aquí la crítica.

...o no :)

un beso grande

Mary Lovecraft dijo...

ah por cierto, compartimos destino :D

Black Arrow dijo...

Tengo un libro pendiente de Vance
Voy a ver qué tal lo hace con el seudónimo de Ellery Queen.

Sí, a mí también se me han echado encima hordas y hordas de fanáticos por decir que no me gustaba una estúpida serie, el libro de fulanito, el dibujito animado con patadas a montón o el videojuego X mata mata.

Los foros me hartaron por ser nidos de fanáticos.

Lo peor fue que ayudando a la gente me pagaran con basura de grandísimos ingratos y groseros que leen para nada, porque siguen siendo de lo más vulgares.

No soy fan de ningún escritor, ni de Stevenson ni de nadie.


Saludos