jueves, 8 de mayo de 2008

Tres Semanas de Clases

El sábado terminé tres semanas seguidas de clases interdiarias de Razonamiento Verbal para los postulantes a la Escuela de Suboficiales de la Policía Nacional del Perú aquí en Trujillo.
Eran clases como a las 10,11,12 p.m. o en la madrugada... Los madrugones a pedido de los alumnos
Empezaba uno de los madrugones con historia y educación cívica, venía Matemática(álgebra y geometría), de ahí venía yo con Razonamiento Verbal y se terminaba con Razonamiento Matemático.
El orden variaba según la disponibilidad de cada uno de los profesores.
Para ello tenía que tomar antes bastante café o té cargado para poder soportar la mala noche
El primer día me fue bien ya que a los alumnos tienes que darles la impresión de que dominas los temas de Razonamiento Verbal, que te has comido el diccionario y te has leído un montón de libros.
Claro, todo ello sin tratar de parecer un estúpido pedante como hacen otros con sus clases inaguantables.
Todo parecía ir bien, no cobraba sólo me daban la comida y el pasaje, lo demás corría por mi cuenta como un servicio a los alumnos postulantes en el caso de las copias que les entregaba.
Daba la apariencia de que todo marchaba por lo menos de forma deseable pero No iba a ser la constante deseada.

Uno pensaría que los alumnos hombres y mujeres serían agradecidos con el servicio desinteresado que les dábamos. Porque ayudándoles a ingresar iría en beneficio de la academia...
No estaba esperando que me dieran las gracias constantemente pero esperábamos que actuaran acordes con lo que hacíamos por ellos.

Qué chasco

Como dicen: Donde hay Confianza da Asco

Los primeros días me trataban bien con mi clase, después varios alumnos empezaron a poner cara de aburridos con mi curso y se salían del salón antes de que yo entrara. Como si me vieran pintado.
A mí este comportamiento me parece de lo más vulgar, desagradecido y despreciable que haya visto.
¿Cómo es posible que personas que quieren ser policías se comporten de esa manera tan maleducada?
Qué diablos les importó: el penúltimo día se pusieron a dormir en mi clase y como no aguanto tonterías expulsé a tres alumnos
El último día se salieron 7 alumnos antes de que yo entrara y se fueron a dormir a otro ambiente.
Como ya había tenido antes un incidente desagradable con otro profesor me encontraba de un humor de perros y ver que estos alumnos se salían en mi cara ya fue el colmo
Es decir, que mi clase les importaba un rábano, un comino, una caca
Uno de ellos se regresó al salón y lo expulsé porque me sentí insultado ¿y quién no haría lo mismo?.
Sabían que vienen muchas preguntas de Razonamiento Verbal y no les importó ni siquiera pedir permiso para retirarse
Hice clase con los demás que se quedaron. No tenía mucho tiempo ya que debían presentarse a las 8 a.m... La hice en poco más de una hora.
Los vulgares alumnos se retiraron poco después de las 5 a.m... El resto se quedó a tomar desayuno invitados por la academia.
Me salí a la calle porque no soporto las reuniones con lloriqueos, discursos en ellas o expresiones de una hipocresía intragable... y a mí me gusta comer solo.
Un alumno postulante a la Universidad salió a decirme porque me cohibía y le dije que no me gustaban las reuniones desde niño... y nada más.
Salieron los alumnos, algunos dieron las gracias por las clases, otros siguieron de frente como si no me conocieran y al final entré a tomar desayuno con lo que quedaba.
Más tarde dormí un rato y después nos fuimos al centro de la ciudad.

En la siguiente ocasión antes de que se repita cosas desagradables seré drástico: cualquier alumno que no quiera escuchar mi clase lo invitaré a retirarse y no podrá volver a ella sin importar a donde postule.

Las tonterías hay que cortarlas desde la raíz. Si no lo haces vienen a fregarte la paciencia una y otra vez.

Esto que he contado puede ser o parecer prosaico pero quería llegar al punto esencial, al quid del asunto:
No me importa dar clases gratis, no me interesa pasar malas noches enseñando, puedo soportar el cansancio y la incomodidad, me da igual la condición social o económica del alumnado, no espero que me den las gracias ni las pido, no toco campana dándomelas de generoso como hacen los hipócritas.
Lo que no soporto es ver, experimentar y sentir el desprecio, la mala educación, la incomprensión, la ingratitud, la estupidez, el maltrato, la discriminación en cualquiera de sus formas...vengan de quien vengan

Lo único que quiero es consideración y respeto cuando enseño o en el trato por parte de las personas.
Las otras cosas buenas que esperamos vienen por su cuenta...

Nada Más

Muchas Veces esto es Pedir Peras al Olmo



Hay que seguir viviendo


No hay comentarios.:

España

“Me duele España” – “¡Soy Español!, Español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; ...