Ir al contenido principal

Cómo Superar el Antagonismo entre Hermanos



¿Todavía guarda el lector celos y resentimientos surgidos en su infancia al tratar con sus hermanos y hermanas adultos? He aquí cómo remediar la rivalidad entre hermanos adultos
 Por Elisabeth Keiffer

Al dar Joan a luz al primer varón en su familia en tres generaciones, ella y su marido quedaron extasiados. Igual cosa les sucedió a los padres de Joan. Esta esperaba que Sally, su hermana mayor, estuviera no menos encantada.
Joan había adorado siempre a Sally, la beldad y estrella  de la familia, y se había alegrado de sus logros.
Sin embargo, a partir del nacimiento del  bebé, Joan y Sally se han distanciado. Joan está resentida porque su hermana no muestra ningún interés por el pequeño Andrew. Sally, que no tiene hijos, comenta que su hermana menor “se comporta como si nadie hubiera tenido antes un bebé”.
Ni Sally ni Joan se dan cuenta de que el súbito cambio operado en la posición que ocupan dentro de la familia es la verdadera causa del alejamiento entre ambas. Joan ha superado por fin a su dominante hermana mayor, ¡y esto a Sally no le gusta! Es posible que la desavenencia sea temporal, pero demuestra que una rivalidad originada en la infancia no siempre se deja atrás. Puede ser durante toda la vida un potente ingrediente en las relaciones entre hermanos.
En un estudio realizado en la Universidad de Cincinnati (Ohio), se les preguntó a 65 hombres y mujeres de edades entre 25 y 93 cuáles eran sus sentimientos para con sus hermanos y hermanas. Cerca del 75 por ciento reconoció que abrigaba sentimientos de rivalidad. Estos, en algunos casos, eran lo bastante intensos para haber afectado su vida entera.
Muchos adultos mantienen estrechas relaciones con sus hermanos  y hermanas, se muestran afectuosos y dispuestos a ayudarlos, y no obstante aún experimentan la necesidad de competir con ellos. Conozco a dos hermanos que son enemigos mortales cuando se enfrentan en una cancha de tenis; fuera de esta, son los mejores amigos. Mi hermana menor jamás se abstiene de hacerme notar que he engordado; pero es pésima cocinera, lo que me complace, y cuando viene a casa cocino como nunca. Por dicha, a pesar de estos defectillos, cada una ha sido un importante recurso para la otra.
Entre las personas que mantienen una intensa rivalidad con sus hermanos y las generalmente dispuestas a apoyar a los suyos, están las que sostienen relaciones ásperas a las cuales ninguna amistad podría sobrevivir.
Hay hermanos y hermanas que se mantienen a una prudente distancia unos de otros, pero que nunca llegan a romper los lazos fraternales. ¿Por qué persisten estas relaciones incomprensibles, improductivas y a menudo dolorosas?
En parte porque los lazos anudados en la infancia conservan su fuerza aun después de que los hermanos han crecido en edad y seguido diferentes caminos. Tales relaciones suelen ser tan estrechas que los participantes se profesan un afecto distinto de cualquier otro. Pero a la vez en el afecto que contribuye a esta relación siempre hay lugar para la irritación, la envidia y el resentimiento.
Stephen Bank, terapeuta familia y coautor, con Michael Kahn, del libro The Sibling Bond (“El Lazo Fraterno”), nos explica las razones de aquello: “Pocos son los adultos que no creen, en el fondo, que un hermano ha recibido más de lo que él recibió: amor paternal, ciertas ventajas, talento, atractivos físicos. Podría ser cierto, pero en realidad ello no tiene importancia. Si como adultos han alcanzado el éxito suficiente para considerarse en un plano de igualdad, los hermanos pueden darse mucho unos a otros. De lo contrario, los sentimientos que no se hayan aclarado podrán echar a perder sus relaciones”.
La necesidad del amor paterno es tan instintiva como la respiración, y la lucha por disfrutar de él en exclusiva se inicia al venir al mundo un hermanito o hermanita menor. Según Bank, cuando la rivalidad entre adultos alcanza proporciones de neurosis, el origen de tales sentimientos puede hallarse en un marcado favoritismo paterno o en la convicción de uno de los hermanos de que el otro es superior a él.
Un estudio hecho con hermanas adultas, descrito en el libro Sisters (“Hermanas”) de Elizabeth Fishel, indica la importancia de que los padres traten imparcialmente a los hijos. Las hermanas que dijeron tener relaciones inmejorables entre ellas informaron que en sus familias no había favoritismo, que sus padres no hacían comparaciones y que no enfrentaban a unas con otras.
Así como un favoritismo abierto, las clasificaciones en apariencia inocentes que a menudo ponen los padres a los hijos llegan a influir permanentemente en la opinión que estos se forman unos de otros… y aun de ellos mismos. Cierto amigo mío abandonó los deportes para los cuales había demostrado tener facultades en su adolescencia, porque su hermano mayor era visto como “el atleta estrella” de la constelación familiar.
Ya sean negativas o positivas, tales clasificaciones pueden resultar irritantes para aquellos a quienes se aplican. No hace mucho tiempo, Kim, nuestra hija de 20 años de edad, le dijo a su hermano mayor que estaba harta de que la consideraran la “excéntrica” de la familia sólo por haber vestido en los primeros años de su adolescencia como si lo fuera. Le hizo notar a su hermano que las altas calificaciones que obtenía en la universidad distaban mucho de ser excéntricas, y él tuvo que estar de acuerdo con esto. Ahora su hermano la trata con un nuevo respeto. Kim se dio cuenta del papel que se le había impuesto y tuvo el valor de rechazarlo.
Los sociólogos que han estudiado las relaciones entre hermanos adultos señalan que es común en estos mostrarse volubles. Bien se sabe que situaciones que podría esperar sirvieran para reconciliar a hermanos desavenidos (el nacimiento de un bebé, la enfermedad o el deceso de uno de los padres), no hacen sino reavivar viejas rencillas.
En vez de que la preocupación por la enfermedad del padre o la madre acerque a los hijos, es frecuente que estos disputen con acritud respecto a quién de ellos tiene más cuidados para con su progenitor, quién le presta mayor ayuda económica o le demuestra mayor cariño. Tal cosa asegura Victor Cicirelli, psicólogo de la Universidad Purdue (Indiana), en Estados Unidos. Y al decir de abogados testamentarios, las querellas más agrias se suscitan cuando unos hermanos tienen que dividirse las propiedades personales de uno de los padres.
Una amiga que perdió a su madre hace varios meses, no se habla con su hermana desde poco después de los funerales. “Fui a casa de Patty a los pocos días de los servicios fúnebres”, me contó Jill, con voz ronca  de cólera, “y sobre una mesa de té vi el álbum de fotos de la familia. Al preguntarle con qué derecho se lo había quedado, me respondió que mamá habría querido que ella lo conservara  por ser la mayor”.
El rompimiento de Jill y Patty se habría solucionado ya si el marido de Jill no se hubiese apresurado a ponerse de parte de su mujer. “Si un cónyuge desea conciliar las cosas cuando su pareja riñe con un hermano, deberá mantenerse emocionalmente neutral”, aconseja Bank. “es correcto respaldar a la esposa o al marido, a condición de tener presente que el fin es ayudar al cónyuge a ser más objetivo y no el ahondar más las diferencias”.
Al avanzar en edad, no pocos adultos expresan su deseo de estar en mejores términos con sus hermanos, pero a continuación agregan que tal cosa es probablemente imposible. “Acabamos siempre frustrados por los mismos motivos de queja”, se lamentan con frecuencia.
“No hay necesidad de que así sea”, declara Bank. “Es posible mejorar casi cualquier relación si las personas están dispuestas a dedicarse con energía a hacer más satisfactoria la relación. La gente debe reconocer que las rencillas de la infancia no son sino residuos de una lucha de la cual muy probablemente ninguno tuvo la culpa. Si son capaces de comprender esto, podrán dejar de sentirse culpables o de reprocharse mutuamente como solían hacerlo a la edad de doce años”.
Los hermanos se resisten a menudo a dejar ver sentimientos ocultos por largo tiempo de enojo, celos, inferioridad o culpabilidad. Pero una vez que estos sentimientos se han sacado a la luz, existirá una oportunidad mucho mayor de mejorar las relaciones.
“El primer paso consiste en expresar sinceramente los sentimientos de rivalidad que abriguemos”, dice Bank. “Pero es esencial ir más allá de los reproches y acusaciones y hablar positivamente de lo que cada uno podría hacer para mejorar las cosas”. No es frecuente que las personas digan a sus hermanos lo mucho que los quieren, añade Bank.
“No temamos decirles que los queremos de veras”, indica. “Y demos muestras de nuestro afecto: un fuerte abrazo, un cumplid o un obsequio oportuno puede cicatrizar muchas heridas”.
Cuando los hermanos llegan a superar sus antagonismos, quizá descubran que entonces se sienten ligados por lazos más estrechos y más duraderos que los que los ligan a cualquier otra persona. Por mi parte, me siento profundamente complacida de la amistad que nos une a mi hermana y a mí. A pesar de haber reñido a veces, también nos hemos ayudado mutuamente a salir de trances difíciles como nadie más habría podido hacerlo. Es posible que algún día ella sea la única persona entre mis conocidas que guarde memoria de alguna lejana Navidad o que ría de los mismos chascarrillos que yo. No creo que me moleste siquiera que me diga que estoy engordando.

Recuadro de la página 31
Para Hacer las Paces
Dé usted más importancia a cómo podría hacer de sus relaciones algo más positivo, en vez de pensar una y otra vez en congojas pasadas. Aquí le damos algunas sugerencias:
• Exprese en una carta cuáles son los cambios que espera. Esto aclarará sus pensamientos y con ello evitará hacer ciertos comentarios que podría ahondar la desavenencia.
• Si en la infancia fue usted el preferido, comprenda que su hermano sufrió por ello. En cambio, si fue el menos favorecido, comprenda que esto no fue culpa de su hermano.
• Ofrezca ayuda a un hermano suyo que esté en problemas. Una enfermedad, un divorcio o una defunción pueden proporcionarle la oportunidad de demostrar que es usted más humano de lo que suponía su hermano o hermana.
• Reúnase con su hermano en terreno neutral, mejor que en la casa paterna, donde están vivos los recuerdos del pasado.
• Recuerde que la afinidad de sentimientos constituye la clave para mejorar cualquier relación. Trate de ponerse en el lugar de su hermano para comprender cómo lo ha afectado.

©1986 por Elisabeth Keiffer. Condensado de “Woman’s Day” (11-XI-1986), de Nueva York, Nueva York.

Revista Selecciones del Reader’s Digest, Tomo XCIII, Número 557, Año 47, Abril  de  1987, págs. 29-33, Reader’s Digest Latinoamérica, S.A., Coral Gables, Florida, Estados Unidos

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Colección Grandes Maestros del Crimen y del Misterio

Hyspamérica/Orbis

En col. Grandes Maestros del Crimen y del Misterio de Orbis pues tenemos lacolección como tal y además en la misma época sacaron otras 2 colecciones dedicadas cada una a Agatha Christie -en tapa dura verde y en rústica del mismo color-, a Georges Simenon -tapa dura roja- y tienen su respectiva numeración.

Ubica lo que corresponde exactamente a cada una... si puedes

Y para volverse locos: RBA también publicó una colección parecida llamada Maestros del Crimen hasta con el mismo color,con los mismos autores y con portadas casi idénticas a la de Orbis y encima Rayuela también tiene una colección que va por igual camino.


1. Agatha Christie. El Gato entre las Palomas (El Gato en el Palomar)/Diez Negritos/El Asesino de la Guía de Ferrocarriles
2. Arthur Conan Doyle. La Reaparición de Sherlock Holmes/Su Último Saludo en el Escenario/El Valle del Terror
3. Georges Simenon. Las Investigaciones de Maigret/El Loco de Bergerac/Maigret y el Liberty Bar
4. Edgar Allan Poe. Los C…

Colección Bestsellers Oveja Negra

La editorial colombiana Oveja Negra publicó esta colección entre 1984 y 1986.

Resaltamos con azul las obras relacionadas con lo policial, el espionaje, el thriller o con tema detectivesco sin ser una novela policíaca como es el caso de la novela de R.L. Stevenson, Aventuras de un Cadáver.
Entre paréntesis ponemos los otros títulos con los que también es conocida la misma obra en otros países. En otros casos es sólo el uso de los artículos Los, Las.


1. Alex Haley. Raíces
2. EricSegal. Love Story
3. León Uris. Éxodo
4. Ken Kesey. Atrapado Sin Salida (Alguien Voló sobre el Nido del Cuco)
5.Peter Benchley. Tiburón
6. Avery Corman. Kramer contra Kramer
7. George Lucas. La Guerra de las Galaxias
8. James Jones. De Aquí a la Eternidad I
9. James Jones. De Aquí a la Eternidad II
10. Arthur Hailey. Aeropuerto
11. James Kahn. El Regreso del Jedi
12. Bob Woodward y Carl Bernstein. Todos los Hombres del Presidente
13. Hermann Hesse. Siddharta
14. Campbell Black. En Busca del Arca Perdida
15. Trum…

Colección Biblioteca Salvat de Grandes Biografías

Esta colección de biografías fue publicada por Salvat Editores entre 1984 y 1989.

En el listado de la colección al final de los libros se repiten los números 3 y 21 que son las biografías de Bolívar y Einstein y así se pueden hallar. La hipótesis es que hubo un error de impresión con los números, una de las obras iba a ser la nº 3 y la otra la nº 21 por lo que en Salvat decidieron no hacerse problemas y sacarlas de igual manera a la venta en el 84 y el 85.

Lo del número 80 aún me falta salir de dudas porque hasta se repiten la portadas aunque son dos biografías diferentes y dos biógrafos distintos. Por un momento creí que era una biografía escrita al alimón pero no lo es ninguna de las dos.
En la editorial había fans de Marco Polo.
La teoría es que la obra de Heers tal vez iba a ser publicada aparte o es que un genio quiso incluirla en la misma colección.
Menos mal que no se les ocurrió hacer lo mismo con lo escrito sobre Cervantes, Shakespeare, Dante, Napoleón etc. porque sino esto s…