martes, 22 de abril de 2008

Los Libros de Fantasía

He leído pocos libros de fantasía.

Me atrae poco esos temas con caballeros, guerreros bárbaros, princesas, magos o hechiceros, monstruos, reinos mágicos.
Es una cuestión de ética o creencias mezclada con el disgusto que me causa leer de ese género
El disgusto viene cuando se toma a la brujería o a la magia como muletas para que avance la historia. El personaje no puede hacer nada sino usa la brujería o a la espada mágica aunque se pudra en tecnología.
Claro, tiene lógica porque con tecnología no se puede hacer frente a lo mágico: no hay equivalencia de fuerzas
Pero en otras ocasiones el personaje es un inútil que no hace nada sin la magia.
En los libros de fantasía se abusa del recurso Deus Ex Machina: qué suertudo es Harry Potter porque todo le sale bien
Eso de la magia blanca o negra o de otros colores es pura palabrería, no hay clasificaciones, todo es parte de las llamadas ciencias ocultas: espiritismo, brujería, etc.
¿De dónde vendrían los poderes de los maguitos buenos o de los malos?
¿Del Aire? ¿De la Fuerza reducida por Lucas a organismos unicelulares?

Pues tendría que venir de algún lado que sería negativo o demoníaco.

Nunca ha habido eso de magos buenos, los que existieron eran practicantes de hechicería, astrólogos, o simples embaucadores que venían desde la antigua Babilonia

Dirán: son libros de fantasía y acepta sus detalles, y pregunto: ¿es necesario poner toda esa parafernalia de brujería para que te tragues el libro?
¿Es que Harry Potter no podía hacer nada sin la maldita varita o con los trucos?
En algunas cosas se entiende, en otras porque estaba en la escuela de magia pero en varias ya es risible el uso para cualquier cosa.
Rowling no sale del infantilismo para describir y narrar lo que lastra los siete libros sobre Harry Potter. Leí el tercero y sólo hojeé el primero, después de ver las películas como que ya no quería leer más de Harry Potter.
Hay situaciones que no son creíbles y se ven de lo más jaladas de los pelos dentro de la fantasía.
Escribe para vender como churros y... te sale o saldrá una cosa medio cosida, cruda o mal resuelta

Ahora le toca el turno a J.R.R. Tolkien y El Señor De los Anillos:
Puso la muleta de la magia en algunos personajes, su exagerado uso de canciones o genealogía.
Es curioso como hay gente que se lee todo eso mientras que otros lo encuentran insoportable o se lo saltan
Los libros tienen un ritmo lento, aunque la historia se note interesante Tolkien no sabe contarla, añade un montón de detalles a cada paso de la historia que hay que ser muy valiente o de gusto muy especial para seguirla con ganas y terminar de leerse esos tres tochos tan pausados, parsimoniosos
En mi caso lo revisé y no tuve ánimos para leer semejante ladrillo
Sólo he visto con gusto la primera película, la segunda es aburrida y sólo partes de la tercera

Creo que mi rechazo del género de fantasía viene de los dibujos animados: veías cada tontería con la magia, con eso de usarla para todo que es lo que me aburrió
Sí, he visto Conan pero no leeré los libros de Robert E. Howard o a sus amigos

No me gusta por eso y por cuestión de creencias religiosas.

No se lo prohibiría a nadie... cada persona tiene criterio selectivo y puede investigar sobre el tema
Y decidir si leerá eso o no.

No somos Robots

No hay comentarios.: