viernes, 7 de agosto de 2009

Lecturas Abandonadas IV

Sigo con la colección de chascos en lecturas que me estoy llevando últimamente.

-A.J. Cronin. Gran Canaria
No otra vez.
Sí, de nuevo otro chasco con este autor.
Había leído buenas opiniones de este libro así que lo compré apenas lo encontré por ahí.

Ahora viene lo malo:
Tiene un principio aburrido, una manera de empezar que es ideal para lectores muy tercos. Los personajes son antipáticos, el protagonista es un soso, la chica a la que ama es lo más parecido a un florero. Otro personaje femenino es descrito con un feo cuerpo desproporcionado y con una personalidad de lo más repelente. Esta última mujer tiene un hermano quien es un fanático religioso cuya prédica religiosa de puro blablabla y golpes de pecho queda en nada porque se rinde ante la primera mujer que lo tiente.
No se siente empatía por los personajes, a uno no le interesa lo que les pasa y cuando el autor decide eliminar a uno de los personajes es porque se nota que ya no sabía que más hacer con éste... y seguimos bostezando.
Al final sale que la chica florero era casada y es el amor imposible del baboso protagonista que es un médico. Se trata de justificar o excusar la relación adulterina con cuestiones deleznables pero a mí no me hizo ninguna gracia la forma de plantearlo (nada justifica el adulterio y no lo digo por santurronería)
Esto no es Madame Bovary de Flaubert o Ana Karenina de Tolstoi, que son harina de otro lote, con un argumento y resolución mejor planteados.
Llegas al final de Gran Canaria a pura hojeada porque ya la historia te ha importado un comino.


-Daphne Du Maurier. Monte Bravo
Narra la historia de varias generaciones de una rica familia que se dedica a la minería.
Inicialmente parece interesante la historia hasta que la autora saca el tema archirrepetido hasta el cansancio de la maldición lanzada por un enemigo y ahí dejé de leer...
Estoy harto de ese tema de la maldición, de leerlo y/o verlo en las películas: que por ello a los personajes les pasa esto y lo otro, que se queden en la ruina, viudos, huérfanos, desempleados, que mueren así o asá, etc., etc.
Ver la película Lo que el Viento se Llevó o el desaparecido canal Hallmark con su insufrible cargamontón de melodramas y tragedias interminables mató hasta los últimos residuos de mi paciencia con los dramones...

Pues bien, salió lo de la maldición y abandoné la lectura porque hasta podía adivinar lo demás, lo que venía era tan previsible, tan obvio; para remate uno de los personajes es tan repulsivo con su odiosa dependencia emocional, es un idiota que nunca fue un marido para su esposa y un padre para sus hijos sino que buscó casarse con una mujer que sustituyera a su madre porque era un inmaduro... alguien tan incapaz de amar a aguien... que sólo lo odiabas cada vez que lo mencionaban en el libro.
Lo que cuenta posteriormente que sucede en Irlanda con algunos personajes parecía más interesante pero ya todo lo demás me daba igual.

Otro libro de Du Maurier, ¡Adelante, Julio!, sólo lo hojeé porque no me dio ni ganas de leer sobre el tal Julio.


-Nevil Shute. Por Encima de Todo
Aquí pasa el autor de narrar en primera persona y a hacerlo en tercera persona.
Uno cree al principio que quien cuenta va a ser el protagonista pero No, señor. Shute decide que el "héroe" sea un tipo grotesco, de aspecto feo, de un carácter patético y desagradable, y encima en el colmo de la inverosimilitud lo pone como alguien atractivo a las mujeres hermosas.
Según el argumento se investiga sobre accidentes de avión pero uno odia por completo al estúpido y patético pseudo héroe de pacotilla que es viudo y a su hija que tiene la misma gracia de un ladrillo... lo que causa tanta indiferencia que te resbala lo contado.
Ocurre un accidente y entonces el autor decide mandar al diablo a la ciencia y a la investigación de los hechos y recurre a uno de los peores recursos, a un pésimo deus ex machina con el uso del espiritismo.
Sólo te dan ganas de olvidarte de haber leído a saltos semejante mediocridad de novela.


Otra obra de Shute es Gran Aventura que no es nada del otro mundo.


-Hans Ruesch. Policía Militar
Había leído antes del mismo autor la novela Como ser Pobres y me gustó bastante.
Aquí ocurrió lo contrario:
Habla de la policía militar estadounidense que estaba sirviendo en Italia durante la Segunda Guerra Mundial, el protagonista es justamente un policía militar norteamericano quien se enamora de una bonita chica italiana que vivía con su familia en un lugar hacinado...
Hasta ahí no hay problema con lo narrado, sin embargo, una vez que se pasa a describir las situaciones y la psicología de los personajes viene la desilusión: se expone el machismo feroz de los italianos, la falta de capacidad de los personajes de no entender una serie de cuestiones morales, la violencia excusada por la educación machista impartida en los hogares, el adulterio del soldado norteamericano y los actos desagradables que se cometen en éste. Uno no puede simpatizar con los personajes y sus problemas... y dejas el libro.

Muchas veces saber, vivir o haberlo hecho bajo la abusiva autoridad machista hace completamente insoportable leer sobre ella... y no lo soportas porque te la hace recordar.


-Maurice Baring. La Princesa Blanca
Durante la segunda mitad del siglo XIX una joven inglesa llamada Blanca se casa con un noble italiano y sufre durante su infeliz matrimonio. Pasan páginas y páginas en donde la protagonista no demuestra carácter, padece y aguanta las maldades de otros... como las idiotas descerebradas heroínas de las más mediocres telenovelas.
Una mujer tan bella con la personalidad de un florero que no reacciona en nada con lo que le pasa no causa ninguna simpatía al lector, el argumento de esta novela es tan aburridísimo con un desarrollo más lento que una tortuga reumática y el resto de personajes son tan antipáticos, que llegué a la página tal y mi fastidio fue tan monumental... que me harté de la tal Blanca y todo el resto que le sucediera.


De Baring, amigo de Chesterton, estuvo más entretenida su novela Unas Vacaciones.

No hay comentarios.: