jueves, 17 de julio de 2008

El Dilema Educativo-Segunda Parte

Como ya dije antes: No voy a escribir como lo hacen los demás y a mí la terminología de libros de didáctica o de pedagogía en su mayoría me cae como las patadas de un caballo o un ataque de indigestión.

Ahora hay que hablar de otros problemas:

Digamos que te esfuerzas por enseñar, pasa un tiempo y te das cuenta, te chocas con la terrible realidad de que los alumnos no estudian, no les da la gana hacerlo.

Sus bajas o pésimas notas en las evaluaciones te lo demuestran

Te preguntas: ¿Por qué no lo hacen?

Entonces investigas y encuentras que:

1.- El alumno no repasa sus clases

2.- No tiene métodos de estudio

3.- Se conforma con una nota baja con tal de pasar el curso

4.- Tiene baja autoestima

5.- No recibe apoyo de los padres

6.- Piensa que en la academia, colegio o lo que sea se va a pasar el rato divertido o a buscar un(a) enamorad(a). Estudiar no está en sus planes.

Hace unos meses me pidieron hacer clases de repaso en la madrugada lo cual es un tremendo error.
Fueron 3 semanas de clases interdiarias: lunes, miércoles y viernes.
No sirve de mucho o muy poco hacer esto porque si no estudias pasar malas noches,el sueño, el malestar por no dormir dificulta el aprendizaje y el enseñar es de lo peor que se ha experimentado en la vida.

En 3 semanas no vas a aprender lo que no estudiaste en muchos meses o años. Es una pésima manera de estudiar y en la universidad se ve mucho esto.
Todo a última hora y amontonado como cajas o sacos. Con razón, tanto fracaso académico. Claro que los profesores tienen la odiosa costumbre de acumular todos los exámenes y exposiciones en una semana o dos.
Todos nos alocamos por no estudiar antes y nos metemos unos madrugones inútiles para que al final saquemos unas notas de lo más mediocres.
Hay profesores que tampoco saben hacer exámenes y te toman una cosa ilegible e incomprensible, con algo que parece jeroglíficos, con sus preguntas ambiguas o mal hechas y no una evaluación.
Sí, a esos desgraciados les encanta desaprobar para hacer sufrir a los alumnos y luego éstos tengan que pagar para dar el último exámen para poder salvar el obligatorio curso que muchas veces es una pérdida de tiempo y dinero. Podrían eliminar muchos cursos inútiles de la programación o cambiarlos por otros de mayor importancia y no pasaría nada malo.

A lo que iba: ¿qué hago si los alumnos no quieren estudiar así me mate explicando?
Ya les llamamos la atención un montón de veces, les aconsejamos que se preocupen en estudiar, les he explicado hasta el aburrimiento, hemos pedido el apoyo de sus padres, etc.etc. y todo este trabajo ¿para qué?
Para terminar como con el título de la obra de Shakespeare, Mucho Ruido para Nada (Mucho Ruido y Pocas Nueces).
Me hace sentir frustrado, aburrido de explicar una y otra vez lo mismo a gente que no estudia, que no quiere hacerlo por más que se le dice, que pone cara de aburrida y que va a calentar el asiento...

Como dar dos pasos para retroceder uno...
Volver con lo mismo de antes, volver a hablar de lo más obvio, de lo super archirrepetido, manoseado y que es tan evidente, tan simple, que resulta hasta estúpido volver a mencionarlo porque lo has hecho un montón de veces, que es como para desear la muerte cuando ves que no se acuerdan o no saben de lo más elemental porque no lo repasan ni antes ni después...

Indignarse, molestarse, desesperarse, perder el tiempo en discutir por lo que sucede no sirve para nada...

Simplemente hay que Actuar con lo que funciona y sirva para enfrentar el problema educativo.

Mi conclusión frente a esto es:

Enseñaré y ayudaré al que se lo merezca, al que se esfuerza en estudiar y progresar.

Al resto le explicaré pero no me preocuparé por lo que hagan o digan.

No quieren Estudiar. Es su Problema

No les daré el gusto de decir que No les Enseñe.

3 comentarios:

RorPieTh^ dijo...

Hola compañero.

El sistema educativo hace aguas por todas partes. Antes el problema era que tenías una línea marcada, si no hacias bachiller y universidad parece que eras menos listo... Ahora en cambio el problema es la tontuna.

La culpa es de la continua rebaja de autoridad a la que se someten los profesores. Cuando yo estudiaba había algunos maestros a los que no nos atrevíamos ni mirar a los ojos, hoy en día esos mismos maestros cogen bajas por depresión porque no se les respeta. Algo falla.

Si mi hijo (si algún dia tengo) viniera a casa diciendo que le han castigado yo le castigaría aun más, pero los padres de hoy en dia van al instituto a quejarse porque sus hijos son listos y no pueden ser castigados.

Los niños hacen lo que quieren y, desde luego, estudiar no es tan divertido como para invertirle tiempo.

Black Arrow dijo...

Cierto, antes había una mejor valoración de la educación

Hay una rebaja de la autoridad pero eso se ven en las familias en donde los hijos hasta deciden los gustos y qué se va a ver en la televisón

Eso sí,rechazo a los profesores que usan o han usado el miedo para supuestamente "enseñar".Respeto a los que saben hacer uso de la autoridad pero sin exagerar.

Además hay padres que no tienen carácter o tampoco autoridad moral para poder disciplinar a sus hijos, y éstos sufren vivir en ese limbo de incertidumbre de no saber qué se exige de ellos y hasta dónde llega su libertad. Porque nada de esto se les explica correctamente

Y así estamos como estamos: viviendo una situación de lo más lamentable e insoportable,peor que antes.

Manuel Ortiz dijo...

Entiendo que es complicadísima la enseñanza a estudiantes de esa edad. En mi caso, afortunadamente no tengo este probelma. Yo imparto clases en academias subvencionadas por el Gobierno y la Unión Europea exclusivamente para desempleados. Y así, en mis cursos tengo alumnos de 18 a sesenta y tantos años. La matrícula es gratuita y son cursos de enseñanza profesional: recepcionista de hotel, agente inmobiliario, técnico de marketing, etc. Generalmente es gente que abandonó los estudios hace mucho años, que ahora se encuentra sin trabajo, en una situción difícil y a la que es preciso ayudar y motivar. Y salvo algunos elementos, la gente toma con interés las clases. Personalmente, me resulta muy grato cuando alguno de estos alumnos, después de haber terminado el curso me envía un email diciéndome que ha encontrado trabajo. Resulta bastante gratificante. Lo cual no quiere decirte que algunos días salgas de clase lamentando no haber asesinado a tres o cuatro.

España

“Me duele España” – “¡Soy Español!, Español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; ...